sábado, 31 de enero de 2009

44. Siempre De Jamón

Esta entrada, una de las que más me gustan, tiene el fin de llegar a ustedes como una reprimenda, como un monótono ciclo secuencial. Quienes llegaron a atinar el final, mis respetos.
Siempre de Jamón


Muchas personas dicen que la muerte es el fin de la vida, pero para muchas otras es sólo el comienzo. Desde el momento en que el último suspiro sale de entre los labios, el aire abandona los pulmones y el espíritu deja su conocida y débil guarida, aquella que lo acunó durante tantos días y noches…
Sin embargo, la muerte es un proceso natural que es temido por el misterio que envuelve. ¿Qué pasará después? ¿A dónde iré? Pero la verdadera interrogante que congela el corazón y vence la valentía de hasta el más heroico guerrero es el cómo... ¿Cómo moriré? ¿Dolerá, sufriré, gritaré? Y luego, haciéndonos cada vez más débiles y humanos, tan pegados a la carne y sobrecogiéndonos ante el egocéntrico materialismo...
¿Qué pasará con mi cuerpo?

Eran las cinco de la tarde de un día lluvioso cuando morí. Una bala perdida cegó mi vida y en pocos minutos había fallecido.
Recuerdo que sentí frío y mucha confusión. Sabía lo que había pasado, pero no lo entendía. Una sensación similar a un mareo, aunque más fuerte. No podía ver y oía a lo lejos. Cuando levantaron mi cuerpo yerto de sobre el pavimento mi espíritu permaneció tumbado en trance.

Mis padres, que habían llegado hacía tan sólo diez minutos, lloraban abrazados sin consuelo y sintiéndose desfallecer ante la terrible noticia. Me levanté con cuidado y sentí el suelo húmedo bajo mis pies. Había dejado de llover y el vapor sofocaba la escena, haciéndola más hastiosa. Me di cuenta que había muerto, pero la intensidad del momento y el recuadro tan nebuloso de mis padres gritando uno contra el otro me impidió caer en la monótona evaluación del por qué no habían ni luces ni sombras rodeándome.

Permanecí largo rato apreciando la terrorífica escena, los autos pasando con lentitud, conductores víctimas de su molestosa curiosidad, la policía, las ambulancias, los médicos forenses, camarógrafos, periodistas... Mis padres se habían marchado. Mi hermanito menor llegó para llevárselos y compartir juntos el dolor por la pérdida de su familiar.
Varios chubascos comenzaron a caer nuevamente sobre la zona. Permanecí allí presa del asombro hasta que anocheció.

Luego, no sucedió nada. Pasaron las horas y los días, antes de darme cuenta que no iba a suceder nada. Tenía que moverme por mi cuenta.
Caminé sin rumbo esperando, observando la rutina de las personas de la ciudad. Cuando me cansé de hacer nada, decidí regresar a mi casa, a mi hogar.

Ya que llegué, dónde estuve toda mi vida, noté que todos sus pobladores vestían de negro.

No habían superado mi muerte y yo seguía ahí, mirándolos, con cara de estupefacción.
Lloraban y angustiosos estaban, miraban hacia la derecha, y con un marco plateado, se enmarcaba mi imagen más reciente, que ya no poseía ahora.
Cada respiro que los mortales daban, estaba lleno de tristeza, de vacío. Me sentí mal y bien. Me extrañaban...

Sucedió todo el día con normalidad, claro, si exceptuara cada cara larga con la que me topaba en frente. Cuando llegó la hora de la comida, mamá hizo mi platillo favorito, sólo que le quedó un poco salado por los millones de lágrimas que derrapó sobre el platillo.
Sólo comí un poco...

La comida nunca había tenido un sabor mejor. Era como si nunca hubiera comido. Me serví un plato enorme de la delicia culinaria y me empeñé a subirlo hasta mi alcoba, para que mis padres no se dieran cuenta.

-Servíme un poco de limonada, padre, aquí estoy yo- Le dije a mi papá, desde media escalera.
Nadie me respondió, salvo un llanto y un grito reprimido.

Tuve que bajar para saber qué tal iba la misión con mi vaso... Estaba roto y esparcido en la alfombra. A mamá no le gustaría eso...

Mi mamá no bajó, al igual que mi hermano. Oí sólo sus sollozos perturbadores desde abajo.
Viendo el éxito obtenido con mi bebida, decidí hacerme cargo yo solo.
Me serví vasta cantidad y me lo subí a mi cuarto.

Comí, gustosamente, el platillo salado de mi madre. Bebí, gustosamente, la limonada dulce de mi padre.
Prendí el televisor, quería saber si seguían transmitiendo mi programa favorito a esas horas, si no, haber que me encontraba en la caja mágica.
Al momento de prender el televisor, me entorpeció bastante el ruidoso volumen que tenía. Lo bajé lo más rápido que pude pero fue lo suficientemente tarde como para que mamá se diera cuenta de lo que estaba haciendo.


Sentí sus afligidos pasos internarse en mi habitación y yo, como niño por ser regañado, me escondí en el closet.

Mamá vio la tele prendida, el plato a casi terminar y el vaso seco. Lanzó una expresión de horror y se fue corriendo hacia abajo, dando veloces zancadas en el aire.
Llegó hasta mi padre y no oí más sonido. Todo quedó en un murmuro.

Subieron los dos. Identifiqué los toscos pasos de mi padre inmediatamente. Dentro del clóset, cada vez me encogía un poco más, hasta convertirme en un pequeño indicio de un humano. Esperé, silencioso y conteniendo la respiración que abrieran la puerta y que sucediera algo, que intentaran buscarme.

Oí a lo lejos, el familiar timbre sonar. Mi mamá, corriendo bajó las escaleras y abrió. No pude vincular directamente los pasos con un conocido que tenía o algún tío o tía. Lo que supe por la forma de caminar fue que era un hombre, tenía paso firme pero cansado, y se oía un golpeteo, como un tercer paso, siguiente a los suyos. Quizá un bastón.
Mamá subió con el hombre, dirigieronse a mi habitación y yo me enconché más en el closet.
Abrieron todas las puertas, hasta la de mi posición actual. No me vieron, aunque no estaba tan visible. Mi propósito era esconderme.

Comenzaron a gritarme "¡VETE!" seguidos de infinitos padres nuestros. Fue tanto el tedio del viejo padre que me quedé dormido, de cualquier forma, no me habían visto.

viernes, 30 de enero de 2009

43. Si, si, si.

Como las entradas ya creadas los viernes, ésta también va por el Tito Neruda. Cabe aclarar que... Los viernes son mis días favoritos :D. La entrada! xD

Si,

Si,
Si.
Aunque los vean juntos.
No pensarán en el constante pecado.
Si no se inmutarán.
¡Cuanto amor han guardado!

Dolor, palabras ambiguas.
Pasión, interpretaciones correctas.
Mentiras, promesas incumplidas.
Agonía, tu ausencia me intimida.

A no ser conmigo, Diana prefiere morir ahogada.

Deberíamos estar lado a lado,
Lo sabemos, tendríamos.
Gutural felicidad esparceríamos,
Huelgas profanaríamos.

Osadía, grandes triunfos.
Ebúrneo, necesidad mutua.
Maleficio, esperanza allegada.
Añoranza, siempre complaciente.


Deliberada libertad gozamos hechizados, oblongo es mi augurio.

Divagaciones malditas llenas de ti,
Consciente a esto, la soledad ensombrece,
Tintes maquiavélicos de distancia.
Ahora y siempre omitidos.


Reciprocidad, divinas oraciones.
Autismo, silencios mortales.
Magia, quieta arrogancia.
Compañía, necesidad correspondida.

Dilo, corrobórame tu amor, responde a mi corazón.

jueves, 29 de enero de 2009

42. Ninfa Esperada

Esta entrada, además de ser un encargo (un largo, largo encargo) me gustó mucho cómo quedó.
Te quiero, Ana :D
Por cierto... FELICIDADES, KAREN YA XV AÑOS!
RUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCA
!!


N
i
n
f
a

E
s
p
e
r
a
d
a
.
Las osadas pesadillas de Alison siempre terminaban así. La tortura de cada uno de sus miembros por los múltiples alfileres que incrustaban sus conocidos en ella era inminente.
Nunca sufrió más que con la ruptura de sus sueños, cuando perdió la llave de la felicidad. Tanto... tanto tiempo guardada en un baúl de madera... la olvidó por completo. Cuando la necesitó, volvió por ella... había desaparecido.

Despertó de sobresalto, como era típico y sus grandes ojos pardos, exhuberadamente abiertos con una expresión de dolor y temor combinados, se toparon con el viejo reloj de su abuela, en vista totalmente perpendicular a la cabecera de su opaca cama.
Descubrió, no solo que había dormido sólo dos horas si no que, también, era tarde y no le alcanzaría el tiempo para lavarse el cabello como solía hacer a diario.

Tomó un yogur bebible con saborizante de fresa, en menos de 30 segundos, se vistió con lo primero que encontró en su closet y fue corriendo al baño, aún descalza, para lavarse los dientes. Subió velozmente las escaleras y se puso unos cómodos flats. Subió al transporte escolar y entre buscó en su negra mochila y encontró su preciado MP3. Se colocó los audífonos y se fue con la melodía, al máximo volumen.

El trayecto duró 25 minutos. Cuando llegó a su escuela, el acosamiento de sus molestas amigas estuvo presente. No quiso hablar, como de costumbre. Perdió la fe de ser escuchada de verdad desde hace muchos años atrás.

Limitóse a sonreír, con una falsa apariencia de satisfacción. Afinó un poco el oído para saber el tema de conversación para tener una "amena" charla. Sus diálogos no sobrepasaron las tres palabras.

Obviamente, sus amigas ya estaban habituadas a la poca participación de Alison, las cuales, se dirigieron sin si quiera la razón de la presencia de ella, sin ningún pésame, sin una pregunta, sin ninguna duda. Sonrientes e hipócritas. Vista gorda sin más obvia razón. Un "¿Cómo estás hoy, Alison?" hubiera demostrado demasiado interés hacia ella, interés con el cuál, ella nunca había convivido.

.opmeit led nif le ócram acnun erbmit lE


Las clases, transfirieronse con una lentitud estupefacta, con cada milésima presente. Alison se dedicó a hacer unos cuantos dibujos. Todos ellos eran de criaturas perfectas, hermosas, bellas. Quizá ángeles, hadas o ninfas. Todas las féminas y hermosas criaturas miraban ausentes, con un par de lágrimas, en sus ojos, humedeciéndolos en papel, ligeramente hacia abajo, reflejando un dolor intenso, en las retinas dilatadas.
Sus instrumentos aéreos, permanecían cerrados. Incluso, en uno de los dibujos, desgarrados en el suelo, sangrando.
Cada una de las criaturas aladas tenía reflejos de rabia y rencor. Cada pestaña podía ser interpretada como un resentimiento eterno.
La angustia también estaba presente en esas imagenes, manifestándose en las manos ninfáticas, cerradas y con un poco de sangre... Rojo, sólo había sombras, contornos y el atisbo sangriento.

Con una duración de 45 minutos por clase, duró sentada en su banca, dibujando aquellos seres en 135 minutos. Llegó el receso largo, con duración de 20 minutos. Sin trascendencia alguna para la gente que ya estaba ahí. Se sentó ligeramente apartada, pero siempre con sus llamadas amigas. Cerró los ojos y se puso a imaginar lo bello que sería el mundo sin las personas. Misantropía.


Enjugó millones de lágrimas. No quería verse llorando. Quería, simplemente, seguir con su expresión inescrutable, imperturbable, fuerte.

Cuando llegaban un par de amigas más a reunirse con las ya sentadas en el prodigioso rincón, Alison tuvo la oportunidad de colocarse fugazmente su par de audífonos, inclinóse un poco hacia sus amigas para que no hubiera tanta separación a simple vista y se puso a contemplar los barrotes que habían detrás de una nombrada.

Elvira y Laura vieron claramente la distancia, aunque corta literalmente, enorme y abismal si pusieras a comparar pensamientos, ideas, metas...

Laura se encaminó directamente hacia Alison y le cuestiono sobre su creciente presencia silente. Alison le respondió con un par de señas, indicando que no escuchaba.

La amiga deslizó sus dedos hasta toparse con la larga melena de Alison...
Al tacto la rompió.

En otras palabras, lloró, vociferó y, corriendo a trompicones, fue al baño, vertiginosamente.

Angustiada y sin palabras, la muchacha varada agilizó su reacción y fue corriendo detrás de ella.
Ya, una vez en el baño, Laura tocó fuertemente la puerta.

-Vete de aquí...-Susurró con voz muy baja, llorosa, el otro lado de la puerta color crema.

-Realmente, ¿quieres que me vaya?-le cuestionó a Alison.

-Si, ya, vete- secamente respondió.

Dio el timbre...

.opmeit led nif le ócram acnun erbmit lE

Alison se quedó encerrada las 4 horas que seguían, más el receso corto. Monótono y angustioso para los que vieron tal acontecimiento.

Para saber de su destino, al toque de salida, un esperado toque desde el principio del día, marcó tenuemente que debía haber una solución. Fue hacia su salón, ya con un tono casi no enrojecido, a recoger sus cosas. Dirigióse a paso rápido a la puerta de salida, dónde su familia aguardaba por ella.

Alison, desde un principio cuándo subió al coche, tenía el reproductor a un volumen elevado. La señora mamá de Alison, no se molestó en perturbarla. Otra vez.

¡Cuánto resentimiento guardado!
¡Cuan opaca existencia!
¡Cuánto tiempo sin ser liberada!
¡Cuan monótona rutina!

Ya en casa, la fémina resultóse de poco agrado al ver que toda su familia estaba en casa. No podría encerrarse en su cuarto a reprimir más los sentimientos.
Sin más ni menos, saludó velozmente a todos los miembros de la familia y se preguntó la razón de su inhabitual visita.

La recordó por un letrero enorme, sobre la mesa.
Recitaba así:

"A nuestra hija, Alison, por éste y sus muchos años que cumpla."

Tanto ajetreo y tanta indiferencia hizo que olvidara su propio cumpleaños.
Revisó su celular y, en efecto, había una alarma que indicaba su cumpleaños... Lo que le extrañó a sobremanera fue la cantidad que veía en la pantalla.

'Yo no puedo estar cumpliendo 20 años'
'Hoy fui a la secundaria, ni siquiera con los 15 cumplidos'
'¿Qué demonios está pasando?!'

Fue hacia un espejo y descubrió otra Alison. Una mucho más alta y esbelta, con el cabello hasta media espalda, en una cortina negra.
Otro corte de cabello enmarcaba su cara, en forma de corazón.
Otros ojos eran los que miraban. Parecían felices.

Se dirigió a toda prisa a su alcoba, con un tono diferente y buscó con urgencia su mochila negra.
No encontró ninguna, pero, encontró una verde, demasiado bonita y alegre para su antiguo gusto.
Esperaba encontrar sus dibujos llenos de dolor y sufrimiento...
No había esos dibujos, en cambio, encontró unos con enormes ojos con chispas de miel en las retinas, dulzura desbordada.
Una mirada fugaz y traviesa, bella.
Las alas de los míticos personajes, desplegadas en todo su esplendor, con matices azulados y rosados, un tanto nacarados.
Bellas, bellas ninfas.
Bello, bello cambio.

miércoles, 28 de enero de 2009

41. Pecados omniscientes

Sigo con la firme idea de no dejar de actualizar mi blog, tenga los comentarios que tenga. Aunque, más claro no puede ser, me encantan los muchos comentarios T-T
Esta entrada... No estaba planeada... No tenía ni en mente que iba a publicar con éste título... Me puse a tonificar las ideas desde... las 05.30. a.m. y concluí que este es un "verso" poco acudido por la gente, y muy revelador. Gracias :D


Pecados Omniscientes

-¿Hace cuánto no te confiesas, hija mía?
-Jamás lo he hecho, padre.
-Eso si que es una barbaridad, cuéntame tus pecados.
-Empezaré como me han enseñado...
Jamás vi a Dios como un ser diferente a mi, dudo que esté en el cielo. Lo he odiado, padre.
He tomado el nombre de Dios en vano, cuándo le disparo a alguien y me regodeo con su su sangre, exclamo el nombre del Señor.
Ésta, padre, es la primera vez que asisto a una misa, y tengo unos enormes audífonos puestos. No me interesa la palabra de Dios.
¡Jamás me hagáis pensar en mi padre y mi madre! ¡Me avergüenzan sus nombres!
He matado, padre, tantas personas que usted y yo, con nuestros dedos, no alcanzaríamos a contarlas.
¡Consideradme impura, padre!¡Bastantes herejías he cometido yo!
Robo, padre, de eso he vivido. Robo almas en pena...
Mentido, claro está, he mentido millones de veces... Al estar usted tan tranquilo, escuchando mis perturbadoras palabras ustedes también miente... Sabe que este acto de reconciliación no acabará bien.
¡He sido víctima de la lascivia!¡Su sangre me enloquece!
He codiciado, padre. Tanto que he matado por esos bienes...
-...
-Hasta luego, padre, usted no es nadie para ponerme penitencias.

Un líquido traslúcido traspasó la corteza dura de la piel, dejando vulnerables inclusive la propia.
Y sólo el sonido del tren se llevó los gritos... Las vidas... Los lamentos...

martes, 27 de enero de 2009

40. Marcador Rosado

Esta entrada no quiere decir que estoy loca, que soy una psicópata homicida que quiere >degustarse con la sangre humana. Simplemente, me llamó la atención que soñara algo así...
Tiene un contenido altamente impropio. Si te consideras pulcro o pulcra, ahorrate el obseno texto que describo a continuación.
Otra cosa. Su extensión. Son 2 páginas de Word 2003, Verdana 10.
¡JAMÁS SE ENTERARÁN LA EXPRESIÓN DE SATISFACCIÓN QUE TENÍAN SUS FACCIONES CUANDO ME MATÓ!

Eh. Deliberando. Gracias. Son 40 entradas con esta :D

La entrada n///n



Marcador~Rosado



No podría describir la obscenidad de mis actos casi efectuados en un presente como éste.

Todo está premeditado. Me considero total y satisfactoriamente culpable.
Siempre vi en tus ojos un cierto temor hacia mi. Hiciste bien en temerme, pero, por tu vida, hubiera sido mejor que huyeras.


Puedo vislumbrarme justo ahora con el enorme machete. Sé que te dolerán las 6 punzantes y dolorosas apuñaladas que te daré en el centro del corazón. Irremediablemente, tendré que violarte.

Jamás fuiste mía en vida, lo serás muerta.
Considerame desde ahora un necrófilo, no me importa. Te cogeré por todas partes, como hubiera sido si hubiera hablado.


Ya te crees salvada con tu novio ¿Verdad?
Estás en un grave, grave error.

El lugar me parece algo muy importante para mi. Todos nos tienen que ver. Todos tienen que ver cuánto te amo...

El parque me parece perfecto, ese parque lleno de columpios. Servirán ampliamente para divertirme con tu cuerpo, ya muerto, frío...más pálido...

Ya te cité. Ya accediste. No tienes escapatoria.

Sólo dos horas más... Serás completamente y todo el contexto mía.

Dejaré evidencia, amor.
Quiero que todos sepan que fui yo.

Cuándo me atrapen y torturen, digno premio me he ganado yo.
Mis suegros jamás me perdonarán.


Quise, quise y no pude acercarme. Nunca vi el momento.

Ahora, por las malas, aprenderás que de mi, de mi no te puedes deshacer tan fácil.

Serás tan vehemente, me aceptarás dentro.
Serás tan irrefutable, no me callarás.
Serás tan perfecta, no te arrepentirás.

¡Cuan poco he escrito ya!
¡Cuan escarmiento me quiero cobrar!
¡Cuánto te amo!
¡Cuánto te odio!

Noche, se acerca la hora. Apresúrate reloj, ya la quiero matar.
Último cheque.

Tengo todo para dejar tu cuerpo intacto, una buena pistola. Podría ser tan rápido el disparo, justo en el lunar que sobresale en tu cuello...
Pero, eso me sería poco satisfactorio.

Realmente, mi morbosa mente me pide más. Después de apuñalarte, como ya describí, procederé a violarte.
Te cortaré en pedazos, en pedazos exactamente iguales.
Pequeños, pequeños pedazos.

Primero pensé en guardarlos en conservas, para tener todo de ti, congelados.
Lo que pasaría con esa idea sería que me dolería cada vez verte en mi refrigerador. Ya no serías la misma, ya no me daría mi reflejo tus bellos ojos.
Ya no temblarías, ya no me dirigirías la palabra. Sólo estarías ahí, descuartizada y fría, literalmente fría.

Después comencé a idear otra cosa. Planeé cortar tus extremidades, en ellas hacer pequeños cortes y observar cómo la sangre se coagulaba en todos los pequeños roces. Sería bastante intrigante ver tu sangre, de roja a un tono café oscuro. Intrigante más nunca tedioso. La contradicción que veo ahí sería precisamente el traslado de tu cuerpo desmenuzado, hasta mi alcoba, para poder ofrecerte un rincón cálido donde puedas sangrar bastante bien.
No quiero que me atrapen antes de satisfacerme de ti.
La evidencia, probablemente sea encontrada en 6 horas después del crimen. Estaré cuidadoso por eso.

La tercera opción sería quemarte. Ver cómo tus cenizas surcan los aires, impregnando en aire con tu sutil presencia ante la mía, llena de pánico. Ver la dirección que toma cada una de ellas... Sería bastante productivo. Por ti, por esta obsesión, haría eso y más. Lo arduo en ésto es que... No tengo el armamento suficiente como para incinerarle...


La cuarta opción y la que tomaré es así mismo, cortar cada castaño mechón de cabellera y colocarlos en una bolsa de plástico.
En otra, colocar tus brazos y piernas. Otra para tu abdomen y otra para tu busto.
La cabeza, la quiero junto a mi por las noches.
Haré una peluca de tu cabello, la lavaré y te la pondré todas las noches. En mi sótano estarás por partes.
Necrófago seré.
Desayunaré tus brazos con jugo de tu busto.
Comeré tus piernas con viseras.
Cenaré tu abdomen con limón...

Dormiré todas las noches a tus lados. Pasados unos cuántos días de mi dieta especial, remataré ahuecando tu cabeza. La dejaré sin ningún aparato.
Sólo quedará tu cráneo, con una ligera capa de piel.
Seré bastante cuidadoso para no estropear tu bella cara...
Sólo... Sólo te quitaré las cosas que ya no utilizarás.

Se está haciendo tarde, nuestra placentera cita está por empezar.
Nos vemos en el parque.
Nos vemos en el desayuno.
Nos vemos en la comida.
Nos vemos en la cena.

¡Cómo te disfrutaré!

lunes, 26 de enero de 2009

39. A la sombra del banano

Iniciando semana. Esta entrada me gustó por la "desesperación" que refleja, escondida y resumida. Está basado en muchas cosas, pero, más que en nadie, en Karen
Te quiero :D

Unas sinceras disculpas por el color del título, pero, otro color no se vería mejor. Vamos, pueden seleccionar el título para saber cómo rayos se llama este texto. Claro, si no adivinaron ya por las constantes y crónicas repeticiones ídem.

Oh. Si. Las amenazas NUNCA deben faltar. Si no pasas el examen de ingreso... Juro, juro que te mato después de tu suicidio. Yo te cortaré en pequeños trozos. :D
Ahí va la entrada, ya.




A La Sombra Del Banano


Sentadas a la sombra del banano,
Tú te acongojas.
Tú sufres.
Tú lloras.


Sentadas a la sombra del banano,
Yo te tengo.
Yo te apoyo.
Yo te consuelo

Nuestra amistad es y será recíproca para toda la eternidad, por mi parte al menos te lo puedo corroborar.

Sentadas a la sombra del banano,
Yo me acongojo.
Yo sufro.
Yo lloro.

Sentadas a la sombra del banano,
Tú me tienes.
Tú me apoyas.
Tú me consuelas.



Yo te quiero, amiga mía.
Más suerte no podré tener...
Al encontrarme con esta dicha.
Claro que tú eres esa misma.


.::DK4ever::.

sábado, 24 de enero de 2009

38. Encantado... ¡YA! (Real)

Señor Esteban, esta va para usted :D
Gracias por aguantarme x3


Encantado... ¡YA!




Fueron tomados de la mano a aquél funeral.
No se soltaron ni un sólo momento, ni en ningún lugar.

Fueron tomados de la mano a aquél carnaval.
No se soltaron ni un sólo momento, ni en ningún lugar.

Fueron tomados de la mano a aquella habitación.
No se soltaron ni un sólo momento, ni en ningún lugar.

Fueron tomados de la mano, proclamando su dicha.
No se soltaron ni un sólo momento, ni en ningún lugar.

Fueron tomados de la mano en sus propios ataúdes.
Los gusanos carcomieron sus pieles... Sus huesos siguen entrelazados.
No se soltaron ni un sólo momento, ni en ningún lugar.

Su encuentro, inesperado.
Su amor, total.

Delicias culinarias por él.
Ciclos de películas intrascendentes.
Peleas inocentes.
Canciones.
Umbrales.
Jardines.
Noches donde se volvían uno solo.

¡Qué romántica coexistencia ha perdurado!

¡Qué temores tan grandes han desatado!

¡Qué palabras tan etéreas emanan de sus bocas!

¡Qué encantos se ensombrecen sobre esas sábanas!

37. Indolora hacia la indiferencia

Indolora Hacia La Indiferencia

Me planteé una pregunta bastante contradictoria; "¿Si ya no me duele, para qué escribir sobre esto que ya no siento?"
Y pues, la respuesta fue: "Por loca, no publiques este texto. Aún siquiera lo tienes apuntado"

Y, ya con la respuesta, este tema queda exhorbitantemente cerrado.


Sólo... Una connotación dirigida para otro señor (No es usted, joven Neruda): Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Suerte a todos y que tengan un lindo fin :D

viernes, 23 de enero de 2009

36. Encantado... ¡YA!

Una idea ya forjada en mi mente cambió drásticamente cuando vi a un par de niños jugar... Me hizo reflexionar... Y, aunque la entrada no es una idea original, me gusta para publicarla.

La real con este nombre, la publicaré más al rato...
P.D. La foto... Eh... Pues... Nada...




Encantado... ¡YA!



Corren hacia todas direcciones,
pequeños infantes vigorizantes.


Duermen en todas las habitaciones,
astutos adolescentes mutantes.


¡Bellas obras de arte manifiesto!
¡Sinceros y diáfanos sentimientos plasmados!


Reprimendas emociones, claras divagaciones.
permanentes marcas de ocio en la piel.


Obedientes e inocentes criaturas,
en las que la gracia perdura.

Demonios líbidos fascinados
¡Elocuentes confusiones de existencia prohibida!

Barnie es un dinosaurio (8)...

jueves, 22 de enero de 2009

35. Absurdo

Esta entrada tenía otro tema. Ahora, y detrás de un suceso, ya existe otro texto. Bueno, cómo sea, va la entrada :P

A-B-S-U-R-D-O



Había perdido el bélico enfrentamiento contra su madre. Tanto desdén y tanto esfuerzo por nada. Aún recordaba las crueles palabras de la fémina que lo parió, 14 años atrás. Crónicamente se repetían, para causarle un dolor memorable e insoportable:

"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"


Claro que la expresión al vociferar esas palabras no fue de las más dulces. Con lágrimas en los ojos, un tono totalmente carmín y las venas queriendo saltar de su ubicación natural, lo manifestó.

¿Por qué la violencia? ¿Para qué fin?

Bueno, tal vez el fin predeterminado era hacer entrar en razón al joven Vogel, adolescente y con una capacidad impresionante para estos tiempos, pero, fuera de eso, logró sólo lastimarlo.

-¿Por qué me dices esto, amada madre, frente a una petición tan sencillamente razonable?-
dijo, con temblorosa voz, exigente, y dejando deslizar algunas lágrimas por sus tersas mejillas.

-¡¿Cómo que por qué, pringoso?! ¡¿Qué no ves lo mucho que ya te damos tu padre y yo al mantenerte vivo?!-
respondió gritando y casi sin aire continuó- Al tenerte en una de estas escuelas tan privilegiadas de este continente, tanto niño, o al darte de comer todas las tardes, al tenerte en cursos intensivos de arte, al no matarte cuando estás en sueños, al mantener tus más infantiles ilusiones, al no golpearte contra la pared cada vez que nos has contestado de una manera inapropiada...-suspiró para contener las lágrimas y para difuminar el presente matiz de rojo en todo su rostro, metió los puños cerrados en las bolsas, llenos de rabia- ¿¡Crees que yo no hago un esfuerzo mayor?!

Con ésto último, soltó un par de lágrimas y se las ingenió para que jamás tocaran sus labios oprimidos, con los dientes parejos y enteramente rechinantes, colocó su mano derecha velozmente en el cuello del enclenque Vogel, lo elevó unos cuántos centímetros en el aire y lo tiró por las escaleras, a derecha de su posición, en forma de caracol.

Aterrizó a medio camino dónde una encrucijada vuelta ha tenido esta construcción arquitectónica.

Sangrando por algunas heridas en la parte superior de la cabeza, se levantó y terminó de recorrer el camino que conectaba las dos plantas de su casa.

Se dirigió al baño de huéspedes, a la izquierda del último escalón de las largas escaleras, cerró con un portazo ruidoso y, acto seguido, colocó el seguro interno.
Pasó de inmediato hacia la regadera no sin antes pasar por un espejo que reflejaba su terrible apariencia; Estaba blanco como la nieve, con un gran moretón el el brazo derecho, en el hombro, cerca de la clavícula, también sus ojos resaltaban sumamente desorbitados, húmedos y pronosticando una inmensa tormenta emocional, manifestada a través de sus ojos bellos y con las venas saltadas.

No tardó mucho en emitir su primer grito. Fue un ruidoso grito. Cualquiera que lo escuchase, pensaría que lo estaban torturando; aunque lo hacían.

Le dolía horrible el estómago, se acercó al toilet y vomitó bilis.

Unos segundos después, erguido, miró de nuevo al espejo, que parecía vigilarlo. Descubrió un ser mucho más tranquilo, aunque afligido.

De un pequeño cajón, debajo del lavadero, sacó una cajetilla de cigarros y un encendedor.
Palmeó el cigarro ya en mano y lo encendió...

Aspiró en venenoso humo unos segundos, después procedió a fumar como solía hacer sólo.

El cigarro duró mucho menos de lo que debería, encendió otro y la rutina fue la misma.

Procedió a fumarse el tercer cigarrillo y, en eso, alguien tocó la puerta.
Era su hermana menor: Sofía.

-¡¿Qué estás haciendo, Vogel?!- gritó, la pequeña infante con apenas 10 años de edad. El olor le era bastante familiar, siempre que hablaba con Vogel, terminaba oliendo así. Y si. Sabía el porqué.

-¡NO TE IMPORTA, CON UN DEMONIO!- vociferó la masculina voz que sonó mucho más intimidadora por el eco que se producía en aquél baño.

-¡Llamaré a mamá si no me dices!- retó la esquincla.

-¡HAZ LO QUE QUIERAS!- gritó él.



[...]



"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"

-Cállate.

"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"

-Que te calles.

"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"

-Aquí está la soga...

"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"

-Aquí mi cuello.

"Eres un absurdo adolescente. No mereces todo lo que te damos"

-Adiós.


[...]



¡MAMÁ! ¡VOGEL ESTÁ MUERTO! ¡ESTÁ COLGANDO!
¡MUERTO!
¡MUERTO!

La señora bajó enseguida, ya con la puerta abierta en el baño, teñido de una sombría presencia
Encontró una carta, con letras grandes y negras, que se transparentaban en el papel doblado a la mitad. Lo desdobló y notó que al lado estaba un marcador Sharpie,

TE DIJE QUE TE CALLARAS...

martes, 20 de enero de 2009

34. Átomo De Cielo

Entrada real. Sueño real. Protagonista imaginario. Caso imaginario. Título determinado por una persona. Si, usted señor ^^

  • Átomo

  • De
  • Cielo

Y, sobresaltado, abrió los ojos vertiginosamente para descubrir que había sido una terrible ilusión.

La pesadilla aún estaba latente.
Eso explicaría su elevada presión arterial, las perlas de exudación en su frente y su constante temblor crónico.

Tomó el aspirador y inhaló 3 veces, para mitigarse...

...Todo está bien... Fue sólo un pringoso sueño...

Pero, al aludir a la azul mirada del niño torturado, comenzó a fluctuar agitadamente. Su mirada no podía ser mas pusilánime, daba terror mirarlo...
3
2
1

"Yo no lo hice", "yo sólo lo alimentaba, lo mantenía", "jamás supe que tenía eso ahí adentro"...

Gritos. Mutis. Gritos. Mutis.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac...

Culpable, culpable.

¡Juro que soy inocente!


-La señora Ximena me dio al niño

-Usted vio alguna vez las numerosas junturas en la región de la espalda del niño ¿Verdad?, esos mal hechos tramos de hilo negro, grueso hilo negro... Que ocultaban las estacas...

-Si que las vi, eran aterradoras. Poco después de que cicatrizara la colosal herida, la que cubría toda la superficie de la espalda de la pequeña criatura, del cuello hasta el coxis, yo mismo quité los trozos de hilo negro.

-Entonces, antes de morir la señora Ximena, le encargó al chiquillo...

-Afirmativo, señor.

-Y, usted confirma que jamás se enteró de la madera en el organismo del pequeño...

-Positivo, señor.

-Basta de preguntas por hoy.


Jurado, tienen que ayudarme. Yo sé que me creen. Pero... ¿Quién sería el culpable de la muerte de ese engendro del diablo que vino nada más a perjudicarme? ¿Un cadáver? Claro, ese cadáver... Después de todo, esa señora fue la que introdujo esas estacas de madera en el cuerpo del pequeño...

Yo sólo lo mantuve vivo... Cuidando cada detalle de su alimentación...

¿Para qué? ¿Para que algún día de la semana anterior descubrieran que en todo su cuerpo, ya de 20 años, inmóvil, inútil y muerto estaban millones de punzantes filos de madera, incrustados por todo su ser?
Claro... Para eso lo cuidé...


Mutis
Mutis
Mutis
Tic
Mutis
Tac
Mutis
Mutis
Mutis

¿CUÁNTO LLEVO AQUÍ?

lunes, 19 de enero de 2009

33. Te Extraño

Oh. Con ésta entrada cómo divagué. En contra de sus tendencias, no fue porque Hagi, Juan Pablo ni Rodrigo estaban loqueando diciendo que estaba escribiendohistorias de doncellas que aman vampiros en un calabozo, lleno de calabazas mutantes en una selva de Oaxaca, dónde se contagian de enfermedades oncológicas XD
Escribiré una así para que se les quite u.u Oh si. La imagen cómo me encanta.
Bueno, en fin. La entrada, corta pero distinta...



TE
EXTRAÑO



Entonces trajo dos vasos de limonada, bien selectos y me dio el más lleno.
Pudo ser por el exceso de hielos, pudo ser también por la sobredosis de veneno.

Salud...

Tomé e inmediatamente sentí los segundos a flor de piel. Cada segundo, cada décima, cada milésima, mi garganta se entorpecía, mis ojos se oscurecían... mi mirada perdía vida...

Entonces, mi vida dependió de un hilo... mi vida cobraba sentido.
Recordé cada momento, pasó mi vida por delante, descubrí que no hice tanto como yo era capaz. Vislumbré también, mi imagen vista desde arriba.

Estaba más pálida que nunca, un poco grisácea. Mi mirada... mi mirada se hacía vacía.

-
Amor, ¿Qué me haz hecho?- Logré a decir en un tono apenas perceptible.

-
Te extrañaré, no sabes cuánto. Tenlo por seguro.









Y cesó de respirar...


sábado, 17 de enero de 2009

32. Lucha Interna / No Me olvides

Estas entradas estaban ya tonificadas en mi mente... No sé qué rayos pasó que no tengo la memoria suficiente para recordarlas y escribirlas aquí. He de estar divagando fuera de mis orbitas.
Cómo ya no sé que podría poner como entrada, como se me ha olvidado y cómo mis sentimientos han sido modificados por la esencia misma de un poeta incauto, colocaré las dos entradas faltantes de ésta semana juntas, con la letra de una canción. Pueden dejar comentario... Pueden que no dejen alguno... Pero yo ya quedo libre de responsabilidades bloggeras (por lo menos esta semana)


Numa-numa. O-zone

Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha
Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha

Hello, Salute, it’s me your Duke
And I made something that’s real
To show you how I feel

Hello, Hello, it’s me Picasso
I will paint my words of love
With your name on every wall

When you leave my colours fade to grey
ooh ah ooh ah ey, ooh ah ooh ah ooh ah ey
Everyword of love I used to say
Now I paint it everyday

When you leave my colors fade to gray
I need a love to stay or
All my colors fade away
Every word of love I used to say
Now I paint it everyday

I sold my strings, my songs, and dreams
And I bought some paints to match the colors of my love
Hello, Hello, it’s me again,
PicassoI will spray my words of my love
With your name on every wall

When you leave my colours fade to grey
ooh ah ooh ah ey, ooh ah ooh ah ooh ah ey
Everyword of love I used to say
Now I paint it everyday


When you leave my colors fade to gray
I need a love to stay or
All my colors fade away
Every word of love I used to say
Now I paint it everyday


Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha
Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha


Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha
Ma-Ya-Hi
Ma-Ya-Hu
Ma-Ya-Ho
Ma-Ya-Ha Ha


When you leave my colours fade to grey
ooh ah ooh ah ey, ooh ah ooh ah ooh ah ey
Everyword of love I used to say
Now I paint it everyday


When you leave my colors fade to gray
I need a love to stay or
All my colors fade away
Every word of love I used to say
Now I paint it everyday

miércoles, 14 de enero de 2009

31. Temor

Seleccionen la entera entrada para ver todo el contenido. Sin dedicatorias. Sin ilusiones. Sin sueños. Sin sentimientos.

Temor

Fue en un universo etéreo.
Una lamentable situación,
dónde el miedo es reaccionar,
dónde el miedo es manipulador.

Recuerdo mis múltiples cartas suicidas,
recuerdo también mis mudos testamentos.
Al recibir una amenaza distinguida,
llena de odio y un gusto salado.

Estaba con tinta azul,
una letra manuscrita.
Un aviso certero,
una malévola despedida.

"Escribid, mi amada poetisa,
escribid por el amor de Dios,
escribid, escribid, escribid,
que te lo manda tu Creador"

Un retoque acalambrado sintió mi mano.
De una brisa diáfana fui víctima.
Y entonces, acto mundano,
Fui sucumbida por las peores proezas.

Temí por mi vida,
temí por el odio,
temí por la sal,
temí por la lluvia.

Recitando en voz elevada,
mi madre me clamó,
escuchase a lo lejos:
"¡Oh! ¡Óbito eterno!"

martes, 13 de enero de 2009

30. Amor Vigente

Estaba en inglés (Aunque usted no lo crea) y lo traduje en clase de inglés (Ahora ya me hice bolas, que ¿qué?) Ya pues, ando hiperactiva... Aunque sea una entrada triste :(

Amor Vigente

Él me ha visto de nuevo.
Y yo estuve muy feliz con esa simple mirada.
Ahora... él no es mío ya.

Sus bellos ojos miraron a otra dirección, a otro lugar, a otro ser... otra fémina...

No puedo dormir

Él fue y aún sigue siendo mi vida...

Sólo estoy segura de una cosa:

¡ÉL JAMÁS ME DEVOLVERÁ LA VIDA!

Ella me ha vuelto a ver.
Y yo estoy muy confundido.

Supongo que ella ya tiene un amor, un novio.
Lo supuse...

Y estuve más errado que nunca...
Fui tan estúpido, tan tímido, tan... tonto al no hablar con ella...

No puedo pensar en otra más... Sólo es... un... una... mentira...
Me estoy engañando y me duele.

Ella es mi vida, la amo.

Sólo estoy seguro de una cosa:

¡ELLA NO PODRÁ DEVOLVERME LA VIDA!


domingo, 11 de enero de 2009

29. Calculos no Factibles

Bien. Ésta entrada tiene un toque de "despecho" por mencionarlo de alguna manera. Aún no sucede algo parecido con la persona involucrada pero, ojalá no suceda. Alicia. Yo te apoyo... Viendo lo anterior, mi idea ya es muy diferente. Tomó un tinte aniñado infantil, de un cuento para reflexionar. Tal vez una fábula con enseñanza ambigua. Aún así, sigo al lado tuyo, apoyandote

Cálculos No Factibles

Se puede decir que por un tiempo funcionó la relación entre Angélica y Alberto. Si. Funcionó por un tiempo prolongado cuando ellos apenas eran unos infantes.

Un juego jamás fue, pero, como un cuento, existía la villana llamada Vanessa.


La señora Vanessa, era madre del joven Alberto.
La señora Vanessa no quería a Angélica y Alberto fueran felices juntos... ¿Razones? Ni coherencia alguna.

Cierto día, Angélica fue a casa de Alberto. Hicieron lo que cualquier par de niños atolondrados y enamorados de 12 años de edad.


En lo que jugaban muy entretenidos al sube y baja, la señora Vanessa se acercó sigilosamente con una bandeja plateada, con dos porciones de galletas separadas y dos vasos de leche.


Con una sonrisa ya bastante malévola, la dejó de un lado de los niños con letreros individuales, no sin antes agregar: "Están muy buenas, yo las acabo de hacer ahora. Angélica, cómo a ti no te gustan las nueces, te las hice separadas. Ojalá te gusten"...

Eso si que sonaba... malicioso...
El niño, temblando, asintió.


Ya retirada la amargada señora con intenciones más que malignas y con un aspecto realmente tenebroso en la mirada, Alberto tomó una galleta del montículo de Angélica para verificar su exacta composición, por si casualidad olía algo venenoso, algo en mal estado.

No encontró nada.


Antes de probar la galleta, Angélica le dio un manotazo y con una sonrisa traviesa expresó: "¡Son mías!".


Acto seguido, agarró el plato lleno de galletas con una vista fenomenal, algo empalagosas para los ojos. Corrió lo más que pudo y se subió a lo más alto de una resbaladilla, no de más de 5 metros.

Wow! ¡Se puede ver todo desde aquí!- expresó Angélica.


-¡Baja y dame esas galletas!- fingió Alberto con voz enojada.

No. No bajó.
Alberto subió escalón por escalón y cuando estuvo a relativa poca distancia, Angélica se lanzó por el lado opuesto, haciendo una agraciada pirueta se volteó y se dirigió a toda velocidad hacia la tierra por la laminada pendiente.


Wiiiii!- Dijo Angélica -¡Este parque es tan divertido!


Alberto ignoró su comentario y ya, Angélica en tierra, el mismo se impulsó y cayó más torpemente. Quizá unos raspones si obtuvo.

Angélica, al ver a su novio tirado en el suelo, se imaginó segundos previos y vio una salvaje hazaña. Una hazaña mortal.

Corrió hacia él y su sonrisa fugaz de la victoria había desaparecido hasta que llegó hasta él y éste la tomó por las muñecas, tirando así el plato desechable con las galletas sin nuez y encimandose a ella.



-¡Eres un tramposo!- exclamó, intentando quitárselo de encima, en vano.

-¡Razones he de tener!- y esto último pronunciado de los labios de Alberto desencadenó una serie de sucesos que nadie quisiere ver.


Torturas. Vanessa regresó y apartó a Angélica, ya encima de él.

Quítate niña zorra subida de tono!


Cuándo esto fue mencionado, Angélica olvidó los jalones en su cabello negro, viniendo de Vanessa, claro está. Se quedó en blanco al ver la expresión de Alberto. Estaba temblando ante su madre.

Su mandíbula apretó fuertemente y los puños casi se traspasaban entre ellos. Después de el fuerte temblor, vino una secuencia de colores.
Blanco.
Rojo.
Azul.
Gris.
Blanco.
Gris...

Angélica no quería estar ahí. Ver a su novio siendo ahorcado por su propia madre... No era... De lo mejor...

¡En hornabuena que lo ha soltado! ¡Ha vuelto a su color natural!
Vanessa desapareció. Lo único que Alberto dijo fue:
-Terminó éste sueño fabuloso, este amor etéreo, este sentimiento eterno... Nunca fuimos compatibles... Tengo complicaciones... Pero te Amo- Y así, enjugando una lágrima, desapareció de la misma forma que su mamá.




sábado, 10 de enero de 2009

28. ESE Sopor

Una cosa. El dibujo es de una amiga mía. Sara Judit. Quiso representar el hecho y vaya que lo logró. Una entrada menos a mi lista de pendientes para la semana. La entrada:

ESE Sopor
Jamás he tenido una charla que sobrepase las tres líneas predecibles que emanan de mis labios. Jamás. No contigo, no sólo a ti. Sin embargo, te vigilo constantemente. Yo, más que un posible interés, se ha vuelto en un hábito, ya es una costumbre el mirarte en diagonal.

Siempre, el destino nos ha situado así. Y tengo que verte. TENGO QUE.

Tu mirada siempre me ha deslumbrado aunque, al encontrarse con la mía, no puedo paras. Me intrigas demasiado.

¿Por qué?
He tenido varias respuestas; Los mensajes subliminales que se envían a descifrar directo a mi es la primera opción
. También el hecho de tu irresistible belleza natural se adjunta... Son tantas las opciones como para mencionarlas.

¡Te admiro! Ya hábitos tuyos me has pegado sin decírmelos a mi...

¡Tentación! Eso es lo que eres, eres mi guía al infierno, mi dosis diaria de lascivia...

¡No te quiero ver!
Pero lo hago
¡No debo verte!
Pero tengo que...

¡Sopor eterno!
¡Insaciable sed!
¡ESE Sopor!

jueves, 8 de enero de 2009

27. El Edén de Mis Lágrimas

Una nueva entrada. No para desplazar la anterior. Es sólo para no dejar de actualizar.
Gracias a mis lectores.


Él Edén de Mis Lágrimas


¿Cómo no haberte amado?
¿Cómo saber que te he perdido?
Si tu a ésto sólo le haz dedicado
Tus sutíles llamados de auxilio.


Encuentros amortiguados
Desórdenes colosales
Lugares deseados
Penumbras celestiales.

Sólo eso me queda
Llorar poro que no he tenido
Ya que vanas ilusiones
Me han mantenido viva.

Momentos impulsivos
Trampas preparadas
Transtornos obsesivos
Intenciones profundizadas.


Y el edén de mis lágrimas
permanece húmedo
Necesita agua y sal para vivir
Necesita de ti para existir.


Fugaces sonrisas
Visitas dolorosas
Y en ése ocasional diván
Tu fuerza perderás.


lunes, 5 de enero de 2009

26. Mi Alma Sin Aliento

Para: Él que me dice que nunca de dedico nada, para él que me inspira para realizar menudo texto, para él, aunque ya entradas para si mismo tiene como 3 o 4, La Noche Y El Silencio (el señor Esteban Neruda sabe muy bien quién es) auque no me comente... Sé que leyó la entrada :D


Mı Almα Sın Alıento


Por hoy, hazme ese favor. Miénteme otra vez.
Suena absurdo, pero realmente me encanta que me mientas. Que postergues una vez más el mostrarme una muestra de cariño.
Tranquilo, te he prometido que no te lo voy a recordar.
Que haga de cuenta que nunca me dijiste lo que sientes... Sólo que siempre quedo igual. ¿Por qué? No, no lo sé.
Sensaciones diversas, llenas de enigmas.
Enigmas para ti, verdades y pruebas para mi.

Paranormales actos obsesivos realizo ya conociéndote. Realmente me has cambiado. Profundamente has cambiado mi forma de ser, de pensar.
¡No sabes lo mucho qué me alegro cuándo te veo en línea!

Lentamente pienso en cómo expresarte mi gusto, en un saludo. Lo escribo varias veces, lo borro varias veces. Termina por ser una exclamación burda y sin sentido, sin expresar lo que quería decir.
Tu no pareces notarlo mucho. Parece que no inmutaste. En cambio, me contestas de una forma extraña y yo, con mi exuberante imaginación intento verla desde un punto romántico, empalagoso, enmielado.
No sabes lo que siento al ver tu posible interés en mi inunda la ventana de conversación.
Un simple: "¿Cómo estás?" ilumina mi tenebrosa noche.
Si. Lo sé. Suena a obsesión. No me inporta como suene. Es lo que siento.

Profanando mi alegría, sigo alargando la conversación, te pregunto cosas que son impertinentes, bastante incómodas pienso yo. Tú, pareces no sonreir, no sonrojarte, no sentir, no amar. Después de todo, nuestra relación no ha superado los confines del monitor. Me respondes con una elegancia digna de un poeta. Siempre te lo he dicho, aunque con palabras menos atractivas; "Tu alma está empezando a resurgir..."

¿Hace cuánto nos conocemos? Muy poco ¿Cierto? No obstante, sabes muy bien cuáles son mis sentimientos, mis puntos frágiles. Mis debilidades, mis fortalezas. No hiciste nada paranormal para conquistarme. Sólo siendo tú lo lograste. Y tu bien lo sabes.

Ahora vámonos, hacia lo inmortal, a la extinción de una estrella fugaz, a fundirnos con la magia universal, amor espiritual. ♪ Trágico Ballet - Conjuro

Te he despejado algunos problemas relacionados con féminas. No sabes lo árduo que es para mi soportar el demonial dolor. ¿Sientes lo mismo cuándo yo te hablo de mis pretendientes? No. Lo tomas todo desde un punto omnisciente y maduro.
Si. Lo admito. A veces he querido que te duela. No porque quiero que sufras, sino que pienso que eso sería una muestra más tangible de tus palabras. Nunca te he confirmado mi nivel de salud.

Hasta ahora.
Creeme.
Estoy muy enferma por ti.

No te considero una enfermedad venérea. Y no creo que alguien más la padezca. Nadie que tu quieras.
Gozo mi enfermedad. Las pastillas contra ti no me sirven. Ya las dejé. Quiero seguir estando enferma de ti...

Acaso habrás escuchado que una forma efectiva pero peligrosa es administrar el mismo veneno para contrarestrar, o mejor dicho, adaptar al cuerpo a esa sustancia no propia. No te quiero dejar.
Pero quizá para curarme necesito más de ti...
En lo profundo, si necesito más de ti... Pero la verdad, no quiero curarme de esta obsesión por ti.

¿Bipolar?
¿Masoquista?
¿Loca?
¿Enferma?

Ja. Elige otros adjetivos, los anteriores ya me los han dicho hasta en cansancio.

Diferencias, simititudes... ¿A quién le importa mientras te tenga como el destino nos ha preparado?

Ver correr mi alma sin aliento, y en la piel, dejar un latido intacto... Lejos de vivir, cerca de morir... Por un instante, por un instante, la vida y la muerte haciendo colisión ♪ Trágico Ballet - Profundo Delirio

domingo, 4 de enero de 2009

25. El Primer Rayo de Sol

Otro de los cortos dedicados. Esta va para Ruben. La foto la tomé yo. Y si, sé que está un poco chueca. Él sabrá a lo que me refiero con todas las palabras.
Desde una perspectiva textual casi protagónica, la entrada:


El Primer Rayo de Sol
Grité muchas veces. Diría que millones y no es una exageración. Nadie me escuchó jamás.
Estuve bastante desesperado por plazos de tiempo, eternidades, llamaría yo.
Clamé por tí, por ella, por él, inclusive por mí... No, no me escuché.

Adjudico y admito, tuve la oportunidad perfecta para salvarme, sin hundir a nadie para eso. Simple y sencillamente, no la tomé.

Estoy tan distante, tan no yo últimamente. Me duele ver que al verme al espejo, el aura que está fuera de mi, no la reconozco para nada. El reflejo me resulta de un completo extraño. Mis problemas me han estado alterando a un punto casi macabro, fuera de la realidad. Me atormentan día y noche. He dejado de pensar en mi mismo por estar en las interpretaciones erróneas que suelo hacer inherentemente.

Sólo me tengo una pregunta: ¿Lograré vislumbrar el primer rayo de Sol?

El astrorey siempre me ha iluminado, o algún ser importante toma su paper con una frescura nata. Me asusta que se interesen por mi... Aunque sea tan agradable... Me gusta que suplan al Sol, así puedo identificarlo en otra presentación.
El Sol, las sombras, muy confusas a veces. La tinieblas se han echo pasar por él. Acabé algún día más abajo de lo que u ordinario mortal ya hubiera sucumbido a buscar un arma, y apuntarla a su pecho. Si, matándose.

Sólo necesito la presencia diurna, la aclaración de mis pensamientos, la respuesta de mis divagaciones... Ayuda... Gracias
.


Ruben: Creeme que te ayudaré como pueda.



sábado, 3 de enero de 2009

24. El (in)grato

Ésta entrada va dedicada. No para él. Ni para el otro él, el más reciente él quiero decir. Va para Soph, para Lulú y para Avril. Tal vez ellas la entiendan ahora más que nunca. Quizá no quieran ni pensar en ello. Pero, con pasarles ésta entrada, siento que estoy dando lo mejor de mi.
Otra minucia, que no tiene nada que ver con la entrada. Waaaaaaaaaaaaaa Mi última noche en éste mágico lugar. El D.F. Lo amo y lo amaré por siempre. Y sigo diciendo que fue una bobada ir a Ruidoso en éstos tiempos. Baboso pero muy grato.
Heme divagando. La entrada ya.



El (in)grato


Llegaste a ser una persona muy, muy importante para mi. Más bien, llegaste a serme una obsesión. Si tu estabas mal, yo también lo estaba. Si tu eras feliz, mi cambio era equitativo. Si tu te molestabas, yo hacía lo mismo. Llegaste a ser mi reflejo. Mi propio reflejo.
O eso es lo que pensé al principio.

Quiero reiterarte algo. Ya sé que fuiste un sueño. Ya lo sé. Y no sé que hacer.
¿Llorar?¿Correr?¿Quedarme quieta?¿Gritar?¿Suicidarme?¿Golpearte?
No, no decidí ninguna de ellas.

Opté por quedarme en estado neutral. No me interesas ya. Eso fingía y empiezo a creermelo.
¿Víctima de la mitomanía?
No lo había pensado, tal vez si.

Lo que me doy cuenta ahora, y que no lo sabía, es que nunca fui tu reflejo. Fui tu sombra. Tu propia sombra.
Y, no, no quiero volver a la rutina. Quisiera saber que me quieres, que me lo compruebes.
¿Tienes miedo? ¿Ella te lo prohibe?
¿No eras un ser libre cuando estuviste conmigo?
Al fin y al cabo, fui tu sombra. Nunca te goberné.

Yo... Yo... Yo ya no te quiero... Creeme si quieres, no me creas si me conoces.


Soph: Onee-chan, quiero que sepas que estoy contigo y que te apoyo en cada una de tus etapas. Sé que lo necesitas pero... Inténtalo ver desde su perspectiva. Quizá ahí esté la respuesta.

Avril: Quizá ya lo olvidaste, quizá finges. Cuándo estés segura de lo que quieres, ten en cuenta que aquí está mi mano y mi ser para ir contigo. Para apoyarte.

Lulú: No tengo la versión completa de los hechos, quizá tenga razón en dedicarte algo, quizá no. Pero, al fin y al cabo, ya sabes que aquí me tienes, para desahogarte... Para todo.